Blogia
baselunar

Sitcoms (capítulo 1)

Sitcoms (capítulo 1) Una de las cosas que más echo de menos actualmente es alguna teleserie norteamericana que seguir a diario. Lo admito, me engancho con una facilidad terrible a casi cualquier sitcom yankee, y no me estoy refiriendo sólo a series de las consideradas buenas, que también me encantan (tipo Frasier, Seinfeld, Friends o Los Simpsons, entre muchas otras), ni a series geniales e inclasificables que todos hemos visto una, dos o cien veces (como Búscate la vida, Matrimonio con hijos, Parker Lewis nunca pierde o Infelices para siempre, también entre muchas otras), ni siquiera sólo a series míticas (dichosa palabra) que están ya por encima del bien y del mal de tanto reponerlas (como Alf, Cosas de casa, Primos lejanos, Cheers o El príncipe de Bel-Air, entre muchísimas otras, claro). Estoy hablando de series que han pasado sin pena ni gloria, series que todo el mundo considera malas y que suelen llevar una carga extra de empalagosos valores americanos. Sí, amigos, esas series también me enganchan (si es que yo ya no sé si nací en Madrid o en Wisconsin), y ahora mismo no encuentro ninguna que me atraiga lo suficiente (está La hora de Geena Davis, pero es tan mala que casi no la soporto ni yo). El caso es que voy a ir repasando por aquí algunas de esas sitcoms que tanto he disfrutado, y hoy empezamos con:

Yo y el mundo (Boy Meets World)

Es tan típicamente norteamericana que a muchos les tirará para atrás. El protagonista es Cory Matthews, un chaval que vive con su familia modelo y al que veremos crecer y pasar del colegio al instituto y después a la universidad. Incluso le veremos casarse con la otra gran prota de la serie, Topanga, chica no del todo guapa pero cuyo peculiar rostro al final acaba gustando. Los capítulos van pasando con esos habituales problemillas familiares que siempre encuentran solución tras una reunión en la mesa de la cocina, hasta que Cory llega a la universidad, donde los chavales ya comparten piso de estudiantes y la temática se inclina más hacia las relaciones sentimentales y hacia lo salidos que están los universitarios. Cada episodio tiene su correspondiente pizca de moralina (o kilos, más bien) y sus momentos dramáticos serios para recordarnos lo malos que son el alcohol, las drogas, los pobres y todas esas cosas. Una pasada, vamos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Civ -

Viru, a ti te pasa lo que a mí, que me molan todas. Aunque un chapuzas en casa es lo peor, jejeje. Y en eso de Topanga Putanga tienes razón, Patch, porque en ella se hacía evidente eso de que a las niñas de hoy "les crecen antes las tetas que los dientes".
Torpin, me das una alegría, esa de los periodistas la pillé a medias la otra vez que la echaron y era muy buena. ¡Ya tengo serie para ver! :D

torpin -

Tío! la Tupanga en los ultimos episodios parece una morsa, jejeje, por cierto hoy ayer termino la de Geena Davis, y hoy han vuelto a poner la serie esa de unos que trabajan en una revista, que sale Finch el rubito cachondo ese, me parto, a ver si esta te convence...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Patch -

Tío, soy superfán de Cory, y eso que he ido siguiendo la serie intermitentemente.
Y en mi casa llamamos a Topanga Putanga... (No preguntes)

Viru -

A mí también me mola esta. Topanga coje kilos cuando crece pero tiene su encanto. A mí es que me gustan casi todas, hasta Un chapuzas en casa, llamada en mi hogar "Un chapuzas y un grasas".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres