Blogia
baselunar

Dinastía de M y Orión

Dinastía de M y Orión

Intenté resistirme, pero ya casi acabando el mes he caído, me he comprado la primera entrega de Dinastía de M, y mi primera impresión tiene dos caras: por un lado el primer número americano, una correcta presentación de la situación, una interesante reunión de miembros de Los Vengadores y de los X-Men (algunos de ellos ya casi olvidados) y cierto suspense hacia final. Por otro lado, el segundo número, que se lee en medio minuto y no parece ser más que puro relleno para, supuestamente, ver la nueva vida de los personajes tras el estropicio causado por la Bruja Escarlata (¿eran necesarias tantas páginas para contra tan poco?). Ya veremos cómo continúa la cosa. 

Por otra parte, y como ese día parece que tenía la mano floja, también me dio por hacerme con el primer número de Clásicos DC: Orión y, aunque aún no lo he terminado, está resultando muy entretenido. Eso sin mentar el grandioso dibujo de Walter Simonson, que por sí solo hace que el tebeo merezca la pena (y qué razón tenía Álvaro Pons, ¡qué gran uso de las onomatopeyas!)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Javier A. -

Lástima de formato chiquitín... :(

Gaylofollen -

Si eso, tú da ideas...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Civ -

Ahora mismo voy a continuar con la lectura de Orión, que me has dado ganas. Y lo de las tijeras de castrar no está tan mal, hombre, que está la cosa muy malita y así no tendrías ningún riesgo de traer gaylofollencitos al mundo...

Gaylofollen -

Continuando en mi línea de comprar casi todo lo que va apareciendo de DC (no sé hasta cuando podré seguir así, seguramente hasta que vea a mi mujer con unas tijeras de castrar ante mí, jeje) adquirí este Orión con ganas de continuar una de las historias más interesantes surgidas del Cuarto Mundo y no me ha decepcionado, aunque reconozco que me eché a temblar cuando hizo su aparición uno de los conceptos más jodidamente absurdos surgidos del mismo: La Legión de Repartidores.Brrrr. Lo siento por Jotacé pero la parte más infumable del Cuarto Mundo son los números de Superman’s Pal Jimmy Olsen, menos mal que Miracle Man ha llegado para arreglar el desaguisado. Pues eso, una historia épica de las buenas, donde conocemos muchas cosas sobre Orión y Darkseid, y con una escena final que promete muchiiisimo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres