Blogia
baselunar

Un repaso al sello VERTIGO (I): Orígenes

Un repaso al sello VERTIGO (I): Orígenes He actualizado el artículo que tenía escrito sobre Vertigo, así que lo voy a ir publicando aquí. Eso sí, lo he dividido en cuatro partes para que no se haga muy cansino: Orígenes, las principales series, Vertigo en España y conclusiones.

Los antecedentes del nacimiento de Vertigo se remontan al mágico 1986, el año en que los cómics de superhéroes se hicieron mayores de la mano de Alan Moore, con su archinombrada deconstrucción del concepto del héroe en la imprescindible Watchmen, y de Frank Miller, que tuvo la osadía de introducir nociones como redención, política y provocación en las andanzas de dos iconos populares de la talla de Batman y Daredevil. No es, por tanto, casualidad que, en el año inmediatamente posterior, 1987, la editora de DC Karen Berger (cerebro, alma, y corazón del proyecto posteriormente conocido como Vertigo)le propusiera a un joven inglés llamado Neil Gaiman una renovada versión de un olvidado personaje creado a finales de los años 30: Sandman. Berger, sabedora de que era un buen momento para la eclosión de cómics dirigidos a un público más adulto, dio luz verde a la colección de The Sandman, que además de con los guiones de Gaiman, contaría, en un principio, con Mike Dringenberg a los lápices (un dibujante feísta pero personal y eficiente que sería una piedra angular del estilo de dibujo presente en la gran mayoría de publicaciones de Vertigo) y con las extraordinarias portadas de Dave McKean (cuya enorme influencia alcanza no sólo al mundo de la historieta sino a multitud de medios). El tremendo éxito y prestigio de la serie, cuyos logros pasan por convertirse en el cómic para adultos más vendido de la historia o por ser el único cómic premiado con un World Fantasy Award (galardón reservado tradicionalmente a narraciones en prosa), es el desencadenante que llevó a Berger a proponer la creación de un sello editorial destinado exclusivamente a la publicación de cómics para adultos, un sello que no llevaría el molesto marchamo censor de la Comics Code Authority (la cual ya había intentado censurar un episodio del Swamp Thing de Alan Moore), un sello más interesado en la búsqueda de nuevos autores que en la explotación de desgastados personajes, un sello, en definitiva, arriesgado al tiempo que rentable que habría de llamarse Vertigo.
Es en enero de 1993 cuando se da el pistoletazo de salida oficial a la línea Vertigo, con la ya mencionada The Sandman a la cabeza, serie que ya alcanzaba en aquel momento su entrega número 47 y que vendría acompañada ese mismo año de una miniserie que bajo el nombre El alto coste de la vida consolidaría al personaje más popular de esta épica saga: Muerte. Siguiendo la estela de The Sandman, algunas otras series ya existentes en DC y de carácter afín al espíritu Vertigo se fueron incorporando paulatinamente al dicha línea, caso de Animal Man, Los Libros de la Magia, La Patrulla Condenada, Hellblazer, Swamp Thing o Shade: The Changing Man, entre otras. Al mismo tiempo, se produciría la llegada de nuevos autores, muchos de ellos del Reino Unido, que contribuirían a la creación de títulos más personales y menos ligados al universo DC, con ejemplos hoy tan afamados como Garth Ennis, Peter Milligan o Warren Ellis.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Jakeukalane -

Lo que se disfruta con Vértigo y Sandman. Buen artículo.

Redivivo -

Mmmm, caramba, caramba, voy a leer el resto de los post sobre vértigo.
Joder, lo que me ilustro!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Civ -

Gracias por la puntualización, Radagast. Ahora lo arreglo, es un detalle, pero es importante.

Radagast -

" Neil Gaiman le propusiera a la editora de DC Karen Berger (cerebro, alma, y corazón del proyecto posteriormente conocido como Vertigo) una renovada versión de un olvidado personaje creado a finales de los años 30: Sandman."

Meeeccccc!

No fue exactamente así, sino ue fué Karen Berger la que le dió el encargo a Gaiman. Es un pequeño detalle sin importancia, pero no hay que olvidarlo, Sandman en un principio fué un trabajo de encargo.

Jackal -

De no existir la línea Vértigo, yo no me compraría nada de dc. Bueno excepto algunos números de Batman. De vértifo tengo 100 balas, hellblazer, swamp thing, y the last man...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres