Blogia
baselunar

No te fallaré

No te fallaré El otro día, perdiendo un rato el tiempo con la televisión, descubrí que en el canal local Onda Seis están reponiendo esa espantosa serie que traumatizó a muchos: Compañeros. Lo bueno es que me hizo recordar el pequeño texto que publiqué en el fanzine L.S.D. (Líneas Sin Desperdicio) contando mi experiencia con dicha serie, y no puedo resistirme a publicar aquí un fragmento de aquel artículo (he cortado parte de la introducción, que ha quedado obsoleta, y alguna cosilla más). Aquí está:

(...) A mediados de aquel curso fatídico, comenzaron a rodar en mi ex-instituto los exteriores de una serie televisiva que pasará a la historia como el más fiel reflejo de la realidad adolescente de los años noventa. Sí, amigos, me estoy refiriendo a “Compañeros”.

La razón por la que eligieron aquel instituto y no uno privado rebosante de lujo (que suele ser lo habitual en este tipo de productos catódicos) fue probablemente su situación estratégica bastante privilegiada para el caso: se encontraba en una zona muy cercana al madrileño y burgués barrio de La Moraleja (sí, sí, donde habitan las Obregones, Pantojas, Lecquios y demás fauna mutante) y, al mismo tiempo, poseía una gran cantidad de pintadas radikales -con “k”, por supuesto- que engalanaban las paredes; así, presentaba un perfecto contraste entre los jóvenes pijos y, ejem, los jóvenes pijos que hacen pintadas. Los primeros meses, antes de rodar, no fueron excesivamente desagradables, tan sólo cambiaron el nombre del centro (de “Aldebarán” a “Colegio Azcona”), se apropiaron de nuestras aulas para guardar el vestuario y limpiaron las pintadas del estilo “el director es un hijo de puta” para poner otras falsas del tipo “Kimi estuvo aquí”. Pero lo mejor estaba por llegar, los actores iban a empezar a rodar y, si bien la expectación no era enorme (de hecho, era nula), la verdad es que todos teníamos cierta curiosidad (en aquel momento aún no sabíamos qué se iba a rodar ni quienes serían las estrellas a recibir).

El día “d” llegó y la decepción se consumó de forma estrepitosa: por allí comenzaron a aparecer el enano gordo y pecoso de “Farmacia de Guardia” (mucho más gordo y pecoso en persona que en las 625 líneas), ese actor de cabeza monumental que atiende al nombre de Francis Lorenzo, una increíblemente bien conservada Concha Velasco (la más respetada por los estudiantes) y un buen número de niñatas ligeras de ropa que a posteriori sabríamos que eran las protagonistas del serial. Ante tal panorama, el recibimiento por parte de los estudiantes no fue, digamos, muy cordial: gritos de ánimo a los actores (“¡qué se desnuden las guarras esas!” o “¡fuera de aquí, que venga Torrente!”), cientos de persianas abriéndose y cerrándose cuando el regidor pedía silencio... Pero quizá lo más grave fue la lluvia de piedras con la que los alumnos primerizos (ya se sabe que a esas edades son un poquito neanderthales) dieron la bienvenida a los héroes televisivos. Semanas más tarde, Francis Lorenzo declaraba a un periódico local (e incluso creo que lo comentó en televisión) que el único problema que tenían en los rodajes era que “los chicos de ese instituto son unos animales”.

Confieso que me tragué los primeros capítulos de la serie, pero en mi defensa puedo argumentar que lo hice únicamente para verme a mí mismo, ya que fui uno de tantos extras involuntarios que aparecimos en pantalla (nos filmaban sin pedir permiso ni avisar). Respecto a la actitud de los protagonistas hacia nosotros, pues fue como era de esperar: miradas de desprecio, caras de supuesta concentración cuando repasaban los complejos guiones (“hey tío, enróllate ya con la pava ésa, de buen rollito” y otras lindezas así) y sonoras carcajadas y juramentos para que la gente normal nos percatáramos de su divina presencia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Jordan Jumpman -

Thanks a lot for the great facts about this good post. It is good to buy custom essay papers about this topic.

berta -

ami me gustava tanto la serie me bajo asta los capitulos cuando yo lo empeze aver tenia solo 11 años i aun me acuerdo de todos pero me los bajo para recoradr mi pasado ahora tengo 18 años i me gustaria k bolvieran kymy esta wenisiimooo i valle es super wapa azian wena pareja muak

anda -

Encuentro tu comentario ofensivo e insultante, para hacer una crítica no hace falta insultar como tu haces con Julian Gonzales, Francis Lorenzo... A mi si me gusto la serie, pero se aceptar las criticas cuando no son ofensivas. Ademas no entiendo como no tragando la serie desde un principio dejas ser gravada y es mas empiezas a verla. Si el colegio se presto seria porque le convendria, y si la serie hubiera sido tan mala no hubiera tenido tanta aceptacion.

Civ -

Pues me llamo Víctor, pero yo sólo recuerdo conocer a un Rubén de aquellos tiempos(y sigo en contacto con él). De todas formas, si quieres mándame un mail (misterciv@msn.com)

ruben -

Oye civ, cual es tu nombre, yo tambien estaba en el aldebaran cuando estaban grabando la serie.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Civ -

Que vengan, que vengan!! ;)

Patch -

Pues yo sí que vi algunos capítulos (vaaaaale, vi bastantes, pero todos tenemos un pasado). Y cuando le cuente a mis amigas que era tu instituto irán a tu casa a violarte, seguro.

Civ -

En la parte secreta se desvelaba el sentido de la vida, Trotty, jeje.

Gaylofollen -

Yo adoraba esa serie!!!Era el único momento en que yo podía estar leyendo en mi habitación sin que nadie me molestase,je,je...

Trotty -

Me he quedado con ganas de leer la parte secreta ... Seguro que ahi hablabas d masones o algo asi.
Nunca vi un capi de compañeros entero. Una mierda al lado de alsa XD Lo de meteros con las tias me parece pasarse, con lo que molan las entradas acosadoras-babosas (que habá alguna wque estaba buena...)XD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres